NutriciónTodos

LAS PROTEÍNAS

Hoy hablaremos sobre las proteínas.

Las proteínas son imprescindibles para muchísimas funciones, como por ejemplo: el mantenimiento de los tejidos corporales, formar parte del sistema inmune y de muchísimas enzimas, transportar sustancias, etc.

Aunque no venga al caso, quiero recalcar que, una persona vegetariana o vegana que cubre sus requerimientos energéticos y que tiene acceso a una variedad de alimentos, es difícil que tenga un déficit proteico.

Pero vamos al grano, ¿Qué son las proteínas?

Las proteínas son moléculas formadas por unidades más pequeñas, los aminoácidos, hay veinte distintos. Éstos pueden ser esenciales o no, dependiendo de si podemos sintetizarlos en nuestro organismo a partir de otros aminoácidos o no.

Los aminoácidos esenciales en una persona adulta son nueve:

  1. Leucina.
  2. Isoleucina.
  3. Valina.
  4. Triptófano.
  5. Lisina.
  6. Metionina.
  7. Fenilalanina.
  8. Treonina.
  9. Histidina.

Éstos, al no poderlos sintetizar en nuestro organismo, debemos ingerirlos en cantidades suficientes a través de la alimentación.

Cada proteína que se encuentra en los alimentos está compuesta por una mezcla particular de aminoácidos. Ésta mezcla puede contener la totalidad de los aminoácidos esenciales o no.

¿Cómo podemos valorar las proteínas?

Para poder valorar la calidad nutricional de las proteínas debemos tener en cuenta tres factores:

  • CALIDAD.
  • DIGESTIBILIDAD.
  • DENSIDAD.

La calidad proteica se refiere a si la proteína contiene TODOS los aminoácidos esenciales y en una PROPORCIÓN ADECUADA.

Si la proteína en sí, contiene todos los aminoácidos esenciales y en una proporción adecuada se puede decir que es una proteína de alta calidad o de alto valor biológico.

Sin embargo, cuando ésta proteína es carente en algún aminoácido o bien, no los contiene en cantidad suficiente, se habla de una proteína de baja calidad o bajo valor biológico.

La digestibilidad de las proteínas hace referencia si éstas son fácilmente digeribles, es decir, es la capacidad de nuestro sistema digestivo para aprovechar la proteína que hay en un alimento.

Por ejemplo, hay alimentos de origen vegetal que contienen mucha proteína pero que, sin embargo, su digestibilidad es más baja que la de los alimentos proteicos de origen animal.

Hay técnicas como el remojo, la germinación y la cocción que aumentan la digestibilidad de las proteínas vegetales.

El último factor para valorar la calidad nutricional de las proteínas es la densidad proteica, es decir, la cantidad de proteína presente en 100g de un alimento (crudo). Te explico, aunque una proteína sea de alto valor biológico puede tener una baja densidad energética, esto quiere decir que su proteína contiene todos los aminoácidos esenciales y que se pueden aprovechar casi en su totalidad, pero en 100g de alimento crudo encontramos muy poca cantidad de proteína.

Resumiendo, para poder calificar un alimento como proteico o no, debemos tener en cuenta la densidad proteica y no fijarnos tanto en si una proteína es completa o no.

Como consejo te diría: consume una gran cantidad y variedad de alimentos de origen vegetal.

Espero que este post te sea útil y te ayude.

Un abrazo enorme y gracias por leerme.

Leave a Reply